El Liquidámbar. "El árbol que suda"

Publicado por: Arturo Valenzuela En: Sub Category 2 En: martes, agosto 28, 2018 Comentario: 0 Golpear: 285

El Liquidámbar styraciflua es un árbol de elegante porte piramidal, su nombre común es Liquidámbar, Árbol del ámbar, Estoraque, Ocozol, Árbol del estoraque. Su nombre proviene de las palabras Liquidus (líquido), ambar (ámbar) y styraciflua (sustancia gomosa), "ámbar líquido", debido a la resina aromática que se obtiene de su corteza. styraciflua: fluido gomoso (que se puede estirar o estoraque)".

Dentro del género Liquidámbar se cuentan cuatro variedades: Styraciflua, Acalycina, Orientalis y Formosana. Todas son originarias de América del Norte, Centroamérica (México y Guatemala), y parte de Turquía y Asia central.

Un árbol caducifolio con hojas que se asemejan a las del arce, por tener entre cinco y siete lóbulos. Tienen bordes dentados irregulares, con base acorazonada, que ofrecen una de las más vistosas tonalidades otoñales ya que cambian a amarillo, rojizo y morado, por las bajas temperaturas.

  

Su tronco es muy característico, es recto de corteza corrugada, similar al corcho. Cuando es joven muestra un color grisáceo y al envejecer se oscurece. Sus grietas también se profundizan con el paso de los años.

Florece en primavera, pero sus flores verdes pasan desapercibidas. Es una especie monoica, flores masculinas y femeninas separadas en el mismo pie. Las flores femeninas del Liquidámbar styraciflua brotan como unos globos colgantes, mientras que las masculinas se forman en racimos de terminales erectos. Son pistiladas, pero no tienen pétalos y son pequeñas. Se dan entre los meses de marzo y mayo, cuando comienza la primavera.

Los frutos son unas capsulas que miden alrededor de unos 2,5cm de diámetro, con forma de globo y púas que se abren para liberar las semillas.

     

Tiene numerosas semillas, con un ala membranosa en un extremo. Frutos de unos 4 centímetros de diámetro, esferas espinosas marrones del tamaño de una nuez que cuelgan después de la caída de las hojas.

Crece en suelos profundos, húmedos y fértiles, con suficiente materia orgánica. No se da en los suelos secos y arenosos. Se reproduce por semillas que deben recogerse cuando el fruto madura. Son de letargo interno, por lo que deben ser sometidas a un proceso de estratificación en frío, a una temperatura de entre 3°C y 6°C.

Es de crecimiento lento en los comienzos y bastante rápido a partir del cuarto o quinto año de su plantación.

Se debe regar continuamente durante el otoño y, en menor proporción durante el invierno. Por lo general, esta especie no se ve afectada por las plagas.

PROPIEDADES NATURALES DEL LIQUIDÁMBAR STYRACIFLUA

 De la corteza del Liquidámbar styraciflua se extrae una resina aromática, conocida como Storax. Se forma en cónclaves y exuda de forma natural.

En medicina, el Storax se emplea como un antiparasitario. Se combina con otros ingredientes para elaborar aceites que son muy útiles para sanar lesiones del acné en la cara e irritaciones cutáneas. También se fabrican con él astringentes y lubricantes para pieles secas.

 El ámbar del Liquidambar styraciflua se procesa para hacer bálsamos y ungüentos para sanar enfermedades de la piel, hemorroides, sarna y mala circulación de la sangre.

Y por último es un árbol que podemos encontrar en distintas calles de Zaragoza, formando alineaciones y sobreviviendo a un clima tan árido como el nuestro y suelos muy calizos, tiene en consecuencia un buen poder de adaptación, aunque en julio o agosto podemos ver los márgenes de sus hojas quemados por una excesiva evo transpiración.

también lo podéis encontrar en nuestra tienda on line este tipo de árbol. Os dejamos unas imágenes.

   

Comentarios

Deje su comentario