ESPINO DE FUEGO (PYRACANTHA COCCINEA)

Publicado por: Arturo Valenzuela En: Bonsais En: domingo, septiembre 25, 2016 Comentario: 0 Visitas: 1555

También conocida como Piracanta, Espino de fuego, Espino de coral, Arbusto ardiente, Mata de fuego.

Como los géneros Prunus, Potentilla y Crataegus, también cultivados frecuentemente como bonsái, el género Pyracantha pertenece a la familia Rosaceae y está compuesto por no más de 6 especies originarias del sureste de  Europa y China centro meridional y varios cultivares, con un aspecto muy parecido al género Cotoneaste, con el que se puede llegar a confundir, pero del que se diferencia básicamente en que el género Pyracantha posee:

  • hojas dentadas
  • espinas.

Las Pyracanthas son muy utilizadas en parques y jardines para formar setos debido su resistencia (sequía, contaminación, suelos con pocos nutrientes, etc.) y rápido crecimiento.

 La Pyracantha coccinea o espino de fuego, que es un arbusto perenne o semi perenne, resistente, de 1,5 a 2 metros de altura, aunque puede llegar a sobrepasar los 3 metros.

Posee un tronco de color pardo-gris, con ramas espinosas, intrincadas y enmarañadas.

Florece en primavera y sus flores son muy abundantes, de color blanco a amarillo claro, pequeñas y agrupadas en racimos, con cinco pétalos redondeados. Sus hojas son coriáceas, pecioladas, dentadas, lanceoladas y alternas, brillantes por lacara superior. Los frutos maduran desde el final del verano hasta el otoño, son pequeños y recuerdan a una pequeña manzana, del tamaño de un guisante, de color rojo, naranja o amarillo y permanecen en sus ramas durante la mayor parte de los meses de otoño/invierno.

Su cultivo como bonsái es apreciado por los aficionados debido a su gran cantidad de flores y la persistencia de sus frutos durante la época invernal, lo que permite tener algún ejemplar espectacular durante unos meses en los que el resto de especies han perdido su máximo esplendor.

  

 Pyracantha en primavera

   


 Pyracantha en verano

Comentarios

Deje su comentario