BONSAI ROBLE

Referencia: BONRBLR33008

Estado: Nuevo

Bonsái R>oble de 8 años de edad.

Medidas: 20cm de alto x 28cm de ancho de copa.

Observaciones: Las imágenes y las medidas que aparecen en la ficha son las del artículo que recibirá. Las dimensiones no incluyen la maceta.

49,50  IVA incluído

Disponibilidad: 1 disponibles

De nombre científico Quercus robur.

El roble pertenece a un género bastante amplio de especies que pueden hallarse a lo largo de todo el hemisferio norte, y hasta en el trópico.

Este género, hasta la actualidad no ha conseguido la reputación de ser un buen candidato para la creación de un bonsái, y al parecer se usa muy poco, inclusive en el mismo Japón. Entre las especies que existen, se encuentran las de hoja caduca, con hojas bastante grandes, pasando por unas pocas de hojas perennes, y hasta siendo algunas, variedades mixtas.

Los árboles maduros tienen una corteza color gris oscuro y bien agrietada.

Es un árbol de hojas caducas y pecíolos cortos, que tienden a crecer agrupadas o en ramilletes al final de las ramitas, en lugar de hacerlo de forma extendida alrededor de los vástagos.

Los robles crecen hasta ser grandes árboles de impresionante tamaño es ésta característica la que debe ser reproducida en el bonsái del mismo ya sea de hoja perenne o caduca.

Sustrato

El sustrato ideal para los robles es una mezcla de arena, turba y akadama, en partes iguales; o también le presta muy bien 30% de arena, 10% de turba y 60% de mantillo.

Riegos

El bonsái roble de abundante riego, pero sin excesos; por lo que se debe procurar que posea un buen drenaje.

Abonado

Se recomienda que sea mensual, durante toda la primavera; inicios y fines de verano; y a fines del otoño. Se debe suspender el abonado luego de la brotación y cuando haya mucho calor.

Poda

Debes realizar la poda al final de invierno y en el trasplante.  El pinzado, durante primavera a otoño, en el período anual de mayor crecimiento de la planta.

Trasplante 

Es recomendable hacer el trasplante del bonsái roble en los inicios de su crecimiento, cada dos años, y luego cada tres o cuatro, siempre durante la primavera, aprovechando el trasplante para podar las raíces de forma progresiva, proporcionalmente al desarrollo del bonsái.

Por lo rígido de su madera y su forma particular, es recomendable usar solo poda de modelamiento.

Productos relacionados